Para muchos líderes atareados que se encargan de la cadena de suministro y las adquisiciones, la diversidad de proveedores se ubica cerca del final de la lista de prioridades cuando llega el momento de armar el presupuesto. En parte, esto se debe a que los programas de diversidad de proveedores podrían parecerse más a un requisito reglamentario o a una responsabilidad social corporativa que a una oportunidad empresarial genuina.

Esta percepción equivocada se basa en tres hechos relativos a la diversidad de proveedores en Estados Unidos:

  1. El gobierno federal todavía es el cliente más importante para los proveedores y comercios que pertenecen a minorías y a mujeres.
  2. Por lo general, los gobiernos estatales y locales requieren que un cierto importe o porcentaje de sus presupuestos se gasten en empresas propiedad de minorías y de mujeres.
  3. Muchas sociedades y otras organizaciones, en especial aquellas que tienen grandes contratos con el gobierno, también deben cumplir con requisitos similares.

Teniendo en cuenta los numerosos requisitos y regulaciones gubernamentales que deben seguir todas las empresas, no todo gira solo en torno al cumplimiento. ¿Quiere conocer la verdadera razón por la cual cada vez son más las sociedades que invierten de forma considerable en la diversidad de proveedores? La respuesta es simple: una cadena de suministro más diversa e inclusiva les ayuda a crecer y a expandirse.

No es fácil, pero vale la pena el esfuerzo

Para los gerentes de adquisición en el sector público y el sector privado, muchos de los cuales también tienen que lidiar con recortes presupuestarios, cumplir con todos estos niveles de requisitos de diversidad puede ser todo un desafío. Para cumplir con sus obligaciones fiscales y de diversidad, los directivos no solo necesitan la aceptación organizativa, sino también sólidos procesos de adquisición que ayuden a apoyar una cadena de suministro más diversa.

Pero, ¿existe una justificación económica para establecer programas que contraten de manera activa a proveedores calificados que pertenezcan a mujeres y a minorías? Cada vez son más los líderes intelectuales especializados en la cadena de suministro que dicen que sí. Los fabricantes y otras organizaciones con sólidos programas de diversidad de proveedores se benefician de lo siguiente:

  • relaciones más sólidas con su base de suministro,
  • nuevas oportunidades de negocio, y
  • una cadena de suministro más ágil.

Considere la siguiente estadística: El “poder adquisitivo” en conjunto de las empresas propiedad de afroamericanos, hispanos y asiáticos americanos asciende a casi USD 3 billones. Con la población multicultural experimentando un crecimiento tan asombroso, no resulta para nada sorprendente que cada vez más empresas adopten la diversidad de proveedores para mantener su competitividad.

En las buenas y en las malas

Todo gerente de adquisiciones que haya experimentado algunos ciclos comerciales entiende que puede ser difícil mantener la diversidad en mente durante períodos de recesión económica o incertidumbre. Pero se puede lograr. Por ejemplo, hace unos años, Cargill tuvo que recortar sus proveedores seleccionados de 17 a 12 para mejorar la eficiencia. Gracias a que el gigante de la fabricación convirtió en una prioridad estratégica la no eliminación de proveedores de grupos tradicionalmente subrepresentados, no se eliminaron en el proceso empresas propiedad de afroamericanos, latinos o mujeres.

De hecho, “Contar con perspectivas y prácticas diversas e inclusivas en nuestra organización será incluso más crucial ante los desafíos económicos sin precedentes”, afirma Pat Hemingway Hall, presidenta y directora ejecutiva de HCSC. “Para ser lo más innovadores posible, debemos capitalizar los talentos y las habilidades de nuestros empleados. Al mismo tiempo, tenemos que seguir anticipando y respondiendo con eficiencia ante las necesidades de nuestra base de clientes cada vez más diversa, la que va a enfrentar sus propios desafíos únicos durante esta época complicada”.

La diversidad como generador de nuevos negocios

Ejecutivos de Johnson Controls Inc., en Milwaukee, dicen que pueden rastrear directamente negocios por más de USD 6000 millones hasta su compromiso con la diversidad de proveedores. Proveedor de Categoría 1 para General Motors y otros fabricantes de automóviles durante años, el notable enfoque de la empresa en la diversidad le ayudó a obtener negocios de GM a fines de la década de los 90.

Para distinguirse, Johnson Controls se acercó a GM y le ofreció formar una empresa conjunta (joint venture) con una compañía propiedad de una minoría para ayudarle a GM a cumplir con sus objetivos de contenidos producidos por minorías. Ahora conocida como Bridgewater Interiors LLC, esta empresa conjunta se ha expandido durante los últimos años para suministrar componentes a varios otros principales fabricantes de automóviles.

Más pequeño puede ser mejor

Como ocurre con muchos otros contratistas en materia de defensa que trabajan con el gobierno federal, Lockheed Martin debe buscar pequeñas empresas o compañías propiedad de minorías certificadas para proveer un porcentaje de su contenido. La definición del gobierno federal de una empresa propiedad de minorías incluye a las pequeñas empresas y a compañías propiedad de veteranos o veteranos discapacitados en el cumplimiento de sus servicios.

Esto ha demostrado ser una ventaja competitiva en lugar de una desventaja, ya que las empresas más pequeñas suelen ser más ágiles y flexibles que sus competidores de mayor envergadura. “Lo que hacen estas pequeñas empresas es en verdad aportar innovación a nuestra sociedad con un método mucho más rápido para comercializar que una sociedad ciertamente grande como Lockheed Martin”, indicó Nancy Deskins, directora de acuerdos corporativos y diversidad de proveedores de Lockheed Martin.

También existe un enorme potencial sin explotar en contactar a empresas proveedoras que pertenecen a mujeres. Si bien las mujeres controlan una tremenda cantidad del poder adquisitivo en todo el mundo, los comercios que pertenecen a mujeres en general representan menos del 1 % de las ventas en las grandes multinacionales.

Las sociedades interesadas en asociarse con empresas propiedad de mujeres pueden encontrar clientes potenciales a través de WEConnect International, una organización sin fines de lucro que colabora con varias agencias internacionales, por ejemplo, The World Bank Group y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, para identificar y certificar empresas propiedad de mujeres a nivel global.

¿Todavía cree que no puede permitirse desarrollar un programa de diversidad de proveedores de primera calidad con su presupuesto anual? Ya es hora de que se replantee sus prioridades y que estime los beneficios potenciales de contar con una mayor inclusión.